Compliance 360 en el Sector Público: herramientas, técnicas y soluciones para su aplicación

Entrada original publicada en concepcioncampos.org

Compliance en el Sector Público. La unión de ambas nociones, Compliance y Sector Público, genera no pocas dudas, reflexiones e incluso oposición, por aquéllos que entienden que el Compliance no tiene lugar en el ámbito de la gestión pública, si cabe únicamente en el ámbito de las sociedades mercantiles y limitado a los exclusivos efectos penales. No estoy de acuerdo, respeto las ideas, los argumentos y las opiniones de quienes sostienen esa posición, pero, en mi opinión, el Compliance se presenta como una herramienta de mejora de la gestión pública, debemos ver en esta función las posibilidades de refuerzo de los marcos de integridad que ofrece, aprovechando todas la ventanas de oportunidad que están a nuestro alcance. 

De ahí la idea de este manual, Guía Práctica de Compliance en el Sector Público, la de comprobar, de la mano de los mejores expertos, cómo es posible la traslación de la función de Compliance a los distintos aspectos de la gestión pública, recursos humanos, contratación, subvenciones, urbanismo, control financiero..etc, desde un análisis riguroso, legal, jurisprudencial y doctrinal de los principales elementos necesarios para la construcción de un sistema de Compliance. Manual que adopta la forma de una guía práctica porque su objetivo es dotar a los distintos operadores, tanto públicos como privados, de un toolkit, de una caja de herramientas, con la que implementar la función de Compliance en la respectiva organización y así contribuir a su última finalidad, no el mero cumplimiento normativo, sino la garantía de la integridad institucional, y, en consecuencia de la mejora de la gestión pública y la calidad de los servicios.

Prologado por el gran Rafael Jiménez Asensio y sus siempre acertadas reflexiones, la obra se divide en tres bloques, perfectamente diferenciados. El primero de ellos, “Construcción del Sistema de Compliance en el Sector Público”, analiza las bases para la traslación de los programas de Compliance desde el sector privado al sector público. El segundo bloque, “Aplicación práctica del Compliance en sectores clave de la gestión pública”, apunta, uno por uno, los principales ámbitos de la gestión pública (urbanismo, RRHH, contratación, subvenciones, protección de datos, gestión económica..)y los pilares para la aplicación del Compliance, para exponer, desde una visión práctica, las ventajas de un enfoque basado en las técnicas de Compliance. En el tercer bloque, “Control y exigencia de responsabilidades en el marco del Compliance”, entramos ya de un modo directo en las posibles consecuencias del incumplimiento, en los diferentes tipos de responsabilidad que pueden aparecer (penal, contable, patrimonial, disciplinaria..) y en los órganos que tienen encomendado su control.

Y todavía falta una dimensión, la tecnológica, un espacio crucial dado el vertiginoso ritmo con el que avanzan, pues el funcionamiento electrónico del sector público en aplicación del marco legal de 2015 y posteriores desarrollos representa una oportunidad para la mejora del control, mediante el tratamiento de la información, la utilización de algoritmos y la trazabilidad que permite la administración electrónica. A modo ya de de cierre, planteamos la reflexión en torno a la normalización del Compliance en el sector público, tanto desde el enfoque de las normas ISO, como desde los distintos aspectos que deben abordarse en dicho proceso.

Con esta Guía así estructurada obtenemos una proyección del Public Compliance 360 grados, a modo de caleidoscopio que, sobre la base del ordenamiento jurídico y con la visión de los marcos de integridad institucional de la OCDE permite disponer de una herramienta completa, práctica y de gran utilidad para el desarrollo de la gestión pública en términos no sólo de integridad, sino de eficacia y eficiencia, principios a cuyo cumplimiento debe orientarse la función del Compliance, puramente instrumental, y que permite su formulación en la diversidad de ámbitos materiales de gestión en los que el sector público despliega sus competencias. 

Este contenido se perfecciona por la calidad de los autores que, con su conocimiento teórico y enfoque práctico, han contribuido a elaborar esta obra, autores que proceden tanto del ámbito académico, como del profesional de la gestión pública, órganos de control, etc, todos ellos unidos por un denominador común, su especialización en el Compliance y su apuesta por hacer las cosas de un modo diferente, de innovar en la gestión de la integridad mediante una técnica no pensada para el sector público. A todos ellos: MARTA ALBA PACHECO, JOSÉ ANTONIO ARAGÓN ROMÁN, ANTONIO ARIAS RODRÍGUEZ, BEGOÑA BALLVÉ JERÉZ, ENRIQUE BENÍTEZ PALMA, FRANCISCO BONATTI BONET, ALEJANDRO CABALEIRO, ALVARO CASAS AVILÉS, JULIO GARCÍA MUÑOZ, JORDI GIMENO BEVIÁ, VALENTÍN GÓMEZ SÁNCHEZ, JOSÉ JOAQUÍN JIMÉNEZ DE VACAS, PILAR JIMÉNEZ RIUS, NURIA JOSA ARBONÉS, PATRICIA IGLESIAS REY, BELÉN LÓPEZ DONAIRE, JOSÉ LUIS LÓPEZ RIVAS, IVÁN MARTÍNEZ LÓPEZ, JOAQUÍN MESEGUER YEBRA, BEATRIZ MONTES SEBASTIÁN, ELOY MORÁN MÉNDEZ, ADÁN NIETO MARTÍN, ALBERTO PALOMAR OLMEDA, JAIME PINTOS SANTIAGO, MARTA RIERA LÓPEZ, mi máximo reconocimiento y gratitud por la aportación que todas y cada una de sus colaboraciones ha supuesto. Con especial mención a RAFAEL JIMÉNEZ ASENSIO, que nos ha concedido el honor de prologar esta obra. Agradecimiento que hago extensivo al equipo editorial de Wolters Kluwer, que ha hecho posible este proyecto.

Agradecimientos que no estarían completos sin el más importante, el que merece la familia, mi familia, siempre generosa, a mi lado, apoyándome y renunciando al tiempo de dedicación que una labor como ésta requiere. Agradecimiento a todos ellos, pero, en particular, a una persona muy especial, a Andrés, mi querido suegro, que nos abandonó hace poco, dejando un vacío imposible de llenar, un hombre generoso y trabajador, gran padre de familia, esposo y abuelo, y, por supuesto, el mejor de los suegros. Gracias por tanto.

Sin comentarios | Leído 54 veces

Puedes saltar al final y dejar una respuesta. Hacer ping no est? permitido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *