Entrada original publicada en concepcioncampos.org

Digitalización. En los últimos tiempos nos hemos familiarizado con esta expresión, con el recurso frecuente a hablar de transformación digital como si fuera la varita mágica con la que resolver todos los problemas, con la que alcanzar la recuperación económica y social tras la crisis generada por la pandemia y alcanzar la calidad de vida que encaje en un futuro sostenible. Y quizás sea así.

Y digo quizás, sólo quizás, porque para que la transformación digital sea realidad, son necesarios una serie de elementos que no siempre se dan, pero me referiré a uno en particular: la conectividad. Porque hablar de digitalización sin conectividad, es sólo eso, hablar, sin ofrecer los medios necesarios para llevar a cabo esa transformación. Después vendrán otros factores, pero éste debería ser la base, la conectividad es también un factor clave para abordar el reto de la cohesión territorial y la despoblación, de la España, la Galicia, vacía (o vaciada).

La conectividad debería contribuir también a la fijación de la población en el medio rural, ante los evidentes flujos migratorios que, desde hace ya unos años, se están produciendo hacia las ciudades. La densidad de población demuestra la necesidad de actuar sobre esta situación. Hablan los datos. En Galicia las cifras nos sitúan en torno a 91 habitantes por km cuadrado. Muy similares a las de España, en ambos casos inferiores al promedio europeo, (117 h/km). El dato preocupante es el que arroja la gran brecha que existe entre las grandes ciudades y los municipios de menor población, según la información del Instituto Gallego de Estadística. Nos encontramos con un gran número de municipios alrededor de 20 habitantes por kilómetro cuadrado, en el peor de los casos, 3 habitantes por kilómetro cuadrado. Galicia vacía.

Para abordar este reto, dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia se ha incluido el Plan para la conectividad y las infraestructuras digitales de la sociedad, economía y territorios. Plan que se acompaña con una Estrategia de impulso al desarrollo de la tecnología 5G, y que se integra en la agenda España Digital 2025. El objetivo principal del Plan, ampliar la extensión de la banda ancha de alta velocidad hasta alcanzar al 100% de la población en el año 2025. Pero de momento es sólo eso, un Plan.

En Galicia, se están explorando ya las posibilidades de la tecnología para mejorar el rendimiento de las explotaciones agrarias y optimizar la conectividad del medio rural. Y en la “Estrategia Galicia Digital 2030”, tenemos un Eje 4, relativo al territorio inteligente y verde, en el que específicamente recoge un programa destinado a tal fin, a la innovación digital para la potenciación del medio rural (y del mar) y también un programa de gestión territorial inteligente. Como siempre, la palabra clave es ésa, inteligente.

Trabajar en la nube, teletrabajar, internacionalización del modelo de negocio, servicios públicos digitales, etc, y todo ello desde el medio rural. ¿Es posible? El factor digital será fundamental para alcanzar todos esos objetivos, en definitiva, avanzar en el SXXI, para intentar revertir el fenómeno de la España, la Galicia vacía. Para ello hay que ofrecer los mimbres necesarios para que esa transformación digital sea posible en cualquier parte del territorio y evitar la existencia de ciudadanos de primera y de segunda. Conectividad para la igualdad.

PD: Esta entrada ha sido publicada originalmente como artículo de opinión en El Correo Gallego, disponible en el siguiente enlace.

Sin comentarios | Leído 4 veces
Puedes saltar al final y dejar una respuesta. Hacer ping no est? permitido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *